«La Vigencia de la Lucha de los Trabajadores y el Movimiento Estudiantil»

4 abril, 2011 12:35 am Publicado por Vale Viancos | 1 Comentario

Atentos a este foro debate que se realizará este lunes 4 de abril en el Salón Quinto Centenario de Casa Central PUCV (Avenida Brasil 2950, Valparaíso) a partir de las 17 horas para finalizar a las 20 horas.

«Durante la década recién pasada, variados sectores de trabajadores han enfrentado diversas luchas, en donde los estudiantes poca o nula injerencia hemos tenido. Los subcontratados del cobre, las luchas de los forestales (donde murió Rodrigo Cisternas) y hasta las últimas luchas de los trabajadores de FASA son un ejemplo vivo de ésto.

Es necesario que como estudiantes, comprendamos la vigencia de éstas luchas que, por razones geográficas, informativas y hasta ideológicas, no tenemos la oportunidad de presenciar ni mucho menos de actuar un cauce común.

Es por ésto y debido también a que en posibles futuras coyunturas, en donde como estudiantes de la PUCV debamos trabajar codo a codo con trabajadores, que nace la iniciativa de realizar un Foro donde se exponga sobre esta realidad y se aclaren diversos puntos que traten sonbre la relación trabajador-estudiantes.»

Exponen:

– Jorge Peña: Presidente del Sindicato Interempresa de Trabajadores de la Gran Minería y Ramas Anexas SITECO

– Carla Amtmann: Ex Presidenta de la FEPUCV. Miembro de la Corriente de Acción Estudiantil.

– Margarita Peña: Abogada defensora de variadas causas laborales. Miembro de la Tendencia Socialista Revolucionaria

– Beatriz Bravo: Militante de PTR Clase contra clase y Las Armas de la Critica. Integrante SECOE ‘Secretaria de Unidad Obrero Estudiantil’ FECH.

Más información en el evento en Facebook



Escrito por Vale Viancos

Periodista feminista


También te puede interesar:


1 comentario

  • LOS CRITICOS RIESGOS DE LA CIVILIZACION TECNOLOGICA OBLIGA A LA HUMANIDAD
    A ACERCARSE A UN GOBIERNO Y HUMANISMO
    MAS PERFECTO

    LA CONTEMPORANEIDAD DESCONFIANTE DEMANDA NUEVOS OJOS FILOSOFICOS

    Aprovechemos la perforación que abren los estudiantes a una costra inconciente y mediante ella, llegar a la raíz del escozor que genera el tiempo contemporáneo. Seguramente los estudiantes, por encontrarse bajo síntomas de quemar las últimas opciones antes de convertirse en rígidos ciudadanos, es que logran en algún momento, una sensibilidad mayor, con la que captan peligros desestimados por los adultos. El fenómeno quedó de manifiesto en la década del sesenta con las históricas revueltas universitarias, ocurridas prácticamente en todo el orbe, pues, ellas ofrecieron una gama de relevantes proposiciones. El eco estudiantil se estaría conectando a un temor muy profundo, el cual, enfocado con detenimiento auscultar percataría la desproporcionada contradicción entre el incalculable progreso tanto en computación como en ingeniería, etc. Pero, por el lado político se permanece pegado a siglos pasados, siendo hasta hoy, los profesionales pertinentes incapaces de asimilar que la civilización tecnológica cuenta con los recursos económicos y científicos facultados, para abolir la miseria del planeta. Molesta la inconciencia que mantiene la clase política como si no se hubiesen vivido las espeluznantes explosiones nucleares del Japón en el año mil novecientos cuarenta y cinco y que desde esa fecha en adelante, el mundo se ha hecho peligrosísimo como para llevar una vida apacible y grata, agregando además el gran desenfreno científico, responsable de alarmantes males ecológicos.
    Esos dos fenómenos ensombrecen el mañana con bastante pesimismo, llevando a muchos procurarse de una estrella de mayor coherente seguridad, la que ven aparecer mediante el acercamiento de la humanidad a un gobierno y humanismo más perfecto. En estas circunstancias tan cruciales, puede ser alentador evocar la integridad del Padre del intelecto de la civilización occidental, y con su magno juicio, corroborar el no encontrar otro semejante mejor para catalogarlo como reales ojos de la sociedad humana que a la dimensión docente. Por estas características idóneas, de inmediato apreciamos que al mundo magisterial sólo le basta un rebote de predisposición para darse una estructura política cercana a un cuarto poder del estado, hecho que podemos designar como PEDAGOCRACIA. Con los planteamientos expuestos, respiramos mejor, por que intuimos que la humanidad por fin a hallado al buen agente para avanzar a un gobierno y humanismo más perfecto. En cuanto a medir las fundamentales raíces realizáticas se trasluce a su favor contar con una sociológica madre por parte de la amplia clase media y a su vez también ser su alto fomentador.
    http://www.filosoficasudamericana.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *