Rossana Reguillo: “Es un absurdo pensar en el concepto millennial”

10 noviembre, 2018 5:47 pm Publicado por Vale Viancos | Deje sus pensamientos

¿Qué relatos se construyen en torno a los jóvenes? La investigadora, académica y activista mexicana, Rossana Reguillo, profundizó en una entrevista con Siente Valpo sobre los desafíos para los jóvenes en América Latina y la formación ciudadana como sujetos políticos.

“El principal desafío está en romper el relato que se ha pretendido extender sobre la juventud hoy día. Este relato camina en dos vías: por un lado, construirlos como millennials, hedonistas y procrastinadores profesionales. Y el otro lado es pensarlos en construirlos como monstruos, enemigos de la sociedad, revoltosos, delincuentes y violentos. Me parece que uno de los principales desafíos es romper esa máquina, volver visible que son relatos que están siendo imputados por instituciones que han fracasado, por adultos que no tienen nada, por medios que no hacen su trabajo y que prefieren trabajar desde la asignación más que en el trabajo de investigación, con sus honrosas excepciones”, explica Rossana.

WhatsApp Image 2018-11-10 at 16.21.56

Créditos fotografía: Cristian Ochoa

–Lo importante es romper entonces este relato…
–Para mí eso sería lo primero, porque si no rompes ese circuito, si todo el tiempo te están diciendo “es que no puedes”, “no tienes capacidades”, eso termina por paralizarte y es importante romperlo. Y por el otro lado, en toda mi experiencia con muchos años de investigación, cuando no se rompe esa cadena los/as jóvenes tienden a reproducir ese relato, a comportarse según el retrato hablado que existe de ellos, y esto es bien común en los movimientos sociales donde se termina actuando como violento, cuando ha sido construido como un monstruo. Un segundo momento me parece estriba en desarrollar la capacidad de escucha, algo que no he detectado mucho de los colectivos que coinciden en dónde está la crisis de fondo, pero se distancian en cosas que no tienen sentido. Entonces me parece que es muy importante desarrollar la capacidad de escucha, desarrollar la capacidad de entender y de abrazar la diversidad.

–¿Y cómo es posible abrazar esa diversidad?
–Pasa también por la colectivización de los proyectos, algo que me parece que sucede mucho en los territorios y universos juveniles. Los grafiteros tienen su comunidad de grafiteros y no hablan con los músicos. Los músicos tienen su comunidad y no hablan con los poetas. Entonces creo que es importante trabajar por construir puentes, bisagras, entre expresiones culturales muy diversas que a mi juicio son la única manera de resistir frente al poder, porque si tratas de resistir a la violencia policial, violencia del Estado por pura organización, va a ser muy difícil. Se necesita para ello construir la narrativa. Y construir la narrativa es construir la poesía que los jóvenes necesitan hoy, construir el cine que necesitan, construir el documental que necesitan y encontrarlos en esos lenguajes distintos.

–Entonces debemos deconstruir el relato armado para construir uno nuevo, ¿cómo podemos hacerlo?
–De manera táctica, estratégica e inconsciente lo están haciendo. Veo una fuerte efervescencia por armar otras formas de relación, otras formas de decir el mundo, otras formas de hablar el mundo. Eso me llena de una cierta esperanza, de algo que puede funcionar bien. Lo relevante es que en buena medida no se reproduzca esa palabra millennial, que a los periodistas les encanta porque les simplifica el trabajo. Los millennials son los nacidos posterior a los años 80 y todos estos jóvenes nacieron en una crisis estructural profunda, nacieron a los ajustes estructurales de América Latina en el ‘82, han vivido en crisis económica y política desde que nacieron. ¿Es millennial un joven favelado de 16 años que ya es papá y tienen que mantener a su bebé de 8 meses? ¿Es millennial una mujer en una villa miseria de Argentina que trabaja como empleada doméstica a dos turnos para mantener a su mamá que se está muriendo de cáncer? ¡No sirve! La pinche categoría es un invento periodístico sociológico falso. Es un absurdo pensarlo en esos términos.

WhatsApp Image 2018-11-10 at 16.21.58

Créditos fotografía: Cristian Ochoa

–Claro, está todo en el marco de un contexto sumamente violento y en desequilibrio
–Hay diferentes circuitos y categorías en el modo de ser jóvenes, hay gente que está en condiciones de inviabilidad y es un porcentaje altísimo en América Latina. En México, el 50% de los jóvenes está en pobreza extrema, 50% de 36 millones. Entonces a mí esto me enoja muchísimo. O la que llaman la Generación Peter Pan, estos jóvenes que siguen viviendo con sus padres, como niños, ¿desde qué autoridad moral construyes una cosa como esta cuando sabemos que hay una crisis del mercado inmobiliario, una crisis de empleo, una crisis de sobrevivencia? ¿Cómo los jóvenes van a salir del hogar si no tienen a donde ir? Es como ver un solo pedacito de la luna y decir que la luna es hueca. Hay que aprender a ver la película completa.

–En esta misma línea, en México de 1972, Salvador Allende expresó que “ser joven y no ser revolucionario es una contradicción hasta biológica” ¿Crees que la frase sigue siendo válida para tiempos actuales en contextos políticos distintos?
–Siempre está vigente, porque la juventud es una etapa de la vida donde no están fijados de una vez y para siempre las aspiraciones, es un momento donde se vale soñar. Y cuando hay espacio para el sueño, hay espacio para la imaginación política. Cuando a los jóvenes en condiciones de marginalidad extrema se les quita las posibilidades de soñar, lo que estás haciendo es asesinar a una generación de sujetos políticos, les estás cercenando su capacidad de convertirse en actores políticos. Y eso es gravísimo.

–¿Cómo incentivar entonces a los jóvenes en temas de elección electoral?
–Yo creo que la vía electoral se agotó, no son los caminos por donde podemos tener presencia en temas como el cambio climático, la derechización, la represión. Indudablemente es un mecanismo aparentemente disponible, pero cada vez convoca a menos gente. Hay un desencanto en la política formal que exacerba a sus huestes y que se están apropiando no solo del territorio electoral, sino también del discurso de la izquierda. Y eso es bien peligroso.

–En ese sentido, ¿cuál es nuestro rol como jóvenes en la participación ciudadana?
–Yo creo que hay tres condiciones como ciudadanos. Primero, una es ciudadana de tiempo completo, o sea, tienes que construir esa relación con el espacio público y con el entorno desde una lógica de derechos y obligaciones que no se agota en lo formal, sino que se construye desde la ética. Segundo, no hay posibilidad de asumir esta condición de ciudadanía si no tienes información, sin información no hay acción. La tercera es juntarse con otras y con otros, buscar en tus pares, amigos, colectivos, en los barrios, gente con la cual caminar en una dirección, sin grandes expectativas.



Escrito por Vale Viancos

Periodista


También te puede interesar:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *