Paloma Salas: “soy la famosa hueona que se cuelga de la fama de otros”

3 mayo, 2018 9:32 pm Publicado por Vale Viancos | Deje sus pensamientos

Hace ocho años que realiza stand up comedy en diferentes bares y teatros de Santiago, regiones y en Argentina, además de trabajar en televisión y en radio junto a Jani Dueñas en Niu.cl con el programa Dueñas de Salas.

Relajada y distendida, conversamos con ella para conocer detalles sobre su primer unipersonal En Serio que se estrenará los jueves 3, 10, 24 y 31 de mayo, a las 21:30 horas, en Teatro La Aurora (Avenida Italia 1133, Providencia). Entradas a $6.000 por weliveapp.

Además, Paloma se presentará el viernes 25 de mayo, a las 22:00 horas, en Sala MET (Urriola 637, Valparaíso).

-¿Es tu primer unipersonal?
-No es primera vez que actúo sola, pero he actuado sola muy poco. Paloma Salas es como la famosa hueona que se cuelga de la fama de otra gente. Partí trabajando con la Jani Dueñas, que es mucho más conocida que yo, después en Hardcore con Villouta y la Nata, después estuve dos años con Avello en el Comedy, también presentándome harto con Fabrizio cuando está acá. No tengo asco en decir que me he colgado de la fama de mis amigos para poder surgir. Soy como Pitbull. Y para mí ha sido genial, ha sido muy bueno, porque he tenido la suerte de estar con esta gente tan seca y porque cuando estoy teloneando a Avello y todo el mundo quiere ver a Avello, tengo permiso para no ser tan buena. He tenido permiso para probar y fracasar mucho más que ellos, quizás.

Tengo un calendario físico donde anoto todas mis presentaciones y el otro día caché que en 2017 hice como 250 shows. Heavy, no me había dado cuenta. Entre bares, beneficios y eventos pagados por empresas. Con la Jani algunos, con Avello otros, yo sola, porque imagínate que llevo harto tiempo teniendo todos los lunes en el Comedy, todos los martes en Casa Conejo, todos los jueves con la Jani en algún lado. Esos son los tres shows base de la semana y después de eso salen otras fechas. Llevo mucho rato picoteando en todos lado. Siento que el stand up es más una disciplina que una carrera, cachai, no lo digo porque no sea ambiciosa ni porque piense que hago un arte muy oscuro, es más porque hay que estar practicándolo todo el rato. Subirse a muchos escenarios y como que ya estoy pasada, debí haber hecho un unipersonal hace ene rato, pero no lo hacía porque quiero concentrar mi público y en vez de hacer cinco shows a la semana, hacer uno, y eso me cuesta ene soltarlo, y ahora ya me lancé. Y porque me daba paja producirlo seguramente, de pajera.

paloma-salas-1

-Heavy ¡250 shows! ¿Cómo preparas tantas rutinas distintas?
-Yo creo que también la decisión de hacer el show sola tiene que ver con eso, ya estoy demasiado cómoda conmigo misma arriba del escenario y el nivel de fracaso cada vez es menor. Hay una verdad muy grande en decir que con los años uno se va poniendo más cómodo en el escenario, yo por lo menos me demoré mucho. Al principio cuando hacía stand up me daba como diarrea antes del show y pa’ la cagá. Hablar en público es atroz. Al principio para mí era terrible. Jani Dueñas es la que más lo sufrió, pero a mí se me dormían los brazos antes de subirme al escenario, se me secaba la boca y trataba que no se notara en el escenario. Mucha gente no se daba cuenta y pensé que quizás ese es mi don, pero estaba pal pico, así como “me odio, me odio, por qué estoy haciendo esto, por qué, me quiero ir a mi casa”.

Me acuerdo que el primer año que hice stand up tenía un show el jueves y estaba mal desde el lunes, pensaba en la hueá y me dolía la guata. Y estuve harto tiempo así, pa’ la cagá antes de subirme a un escenario. Recién hace dos años que me subo y me importa todo un pico. El otro día hice un show en el Teatro Coca Cola que no iba hace tres-cuatro años, y nosotras hicimos Hardcore cuando el lugar se llamaba El ladrón de bicicletas -tenía otro nombre. Estuvimos como un año ahí, todas las semanas, y me acuerdo que nunca me había sentido peor en mi vida como en las bambalinas de ese lugar. El otro día fui, y fue como el perro de Pavlov, me volvió todo. De estar ahí no más, retorcijón, todo, como volver a tu celda de prisión, pero cagá de la risa, porque ya me importa un pico.

-Igual considero que tu humor es… distinto
-¿Tú encontrai?

-Sí, pero chistoso igual, ¿cómo definirías tu humor?
-He tratado de influenciarme por lo que a mí me da risa, como que si mi hueá le da risa a tres personas no más, ojalá que esas tres personas justo hayan ido al teatro ese día, cachai, como que no me da miedo decir cosas que la gente no está acostumbrada. Si tampoco digo cosas tan heavy que la gente se ofenda ni nada, especialmente en el teatro y en el bar que es muy difícil que alguien que piense muy distinto a mí pague plata por ir a verme a mí, es muy difícil que alguien vaya a ver mi show y piense “qué desubicá la galla”, porque eso pasa más en la radio. El programa de radio se lo puede topar gente que no está buscando ese tipo de contenido y lo encuentra atroz. En la radio pasa, por ejemplos, grupos de Facebook a favor de Kast o canales de YouTube muy fachos que replican dichos del programa, los editan, suben videos y nos odian, pero eso es muy difícil que pase en el teatro o en el bar, porque es como un carrete, buena onda, cachai. Yo de verdad quiero que el show de los jueves, qué narciso suena, pero siento que es mi cumpleaños, como que estoy invitando a todo el mundo a que lo pase bien, anfitriona de una hueá donde invitai gente para que lo pase bien. Y ser comediante es como una hueá de siempre querer caer bien al final, es terrible decirlo así, pero caer bien a la gente que te cae bien a ti. Últimamente miro el público que me va a ver y veo que está lleno de lesbianas, de gays, mesas de grupos de amigas, y digo qué bacán que esta gente sea la que me elige, ellos también me caen bien a mí.

-¿Y cómo planteas en el escenario, con tu humor, temas como diversidad y feminismo?
-Como soy feminista me sale sin esfuerzo pensar en cosas que son feministas. Entiendo que haya gente ahora, incluso me ha pasado, comediantes que me dicen como “oye, no me quiero desubicar más, quiero empezar a decir cosas feministas, no quiero ser el comediante machista”. Si lamentablemente no eres feminista se te van a seguir ocurriendo hueás machistas. Ser feminista no es una disciplina intelectual como de los libros que tienes que leer y después seguir un manual, es una forma de ver el mundo.

-¿Cómo te ha cambiado esta forma de ver el mundo?
-Empiezas a darte cuenta de la mierda que te rodea y de las cosas que te han pasado, cachai, por eso yo entiendo que mucha gente no quiera ser feminista, porque tienen que enfrentar mucha mierda que no han querido ver también. Vas a tener que cachar que millones de tus jefes han sido sacohueas, por ejemplo, entonces entiendo que no quieras abrir los ojos en muchas cosas. Pero me parece que es muy difícil que alguien haga comedia feminista si no siente efectivamente esas injusticias y no las ve. El feminismo al final, especialmente arriba del escenario, no es una polera que dice #NiUnaMenos, partiendo del hecho que ya una mujer con un micrófono es un acto político, es una hueá que siglos y siglos y siglos de milenios que no existió. La hueá es cómo usas ese micrófono. Por eso también cuando me piden sororidad por Pati Maldonado no puedo tenerla, es que Cathy Barriga, sororidad… no, no me interesa esa sororidad, porque somos la primera generación con la cuea de tener un megáfono y lo estai usando para remar pal otro lado, cachai. Lo siento, adiós con tu cuerpo.

-En una entrevista en The Clinic en el año 2016 dijiste que eras una de las standuperas que peor le va en regiones, ¿sigue siendo así?
-Jajaja eso ha cambiado. Quizás tenía chistes muy santiaguinos o no era muy universal mi rollo, pero es que tampoco sé si ha cambiado tanto porque no he ido tanto a regiones. Voy a Rancagua, Valparaíso, Quilpué, puros lugares que están al lado, cachai, fui a Chillán hace un par de semanas, que ha sido lo más lejos, pero efectivamente el sur es súper facho e igual da un poquito de sustito.

-¿Y una gira con En Serio?
-Me encantaría, me encantaría, me encantaría, de todas maneras. Para mí es difícil en términos de producción, porque siento que los únicos comediantes que viajan son los famosos del Festival de Viña, cachai, entonces siento que la ruta ahora para viajar es demasiado en casinos y teatros municipales. Yo el día del pico quiero estar en un casino, no tengo ná que ver con los viejos culiaos que van a los casinos, tampoco que si voy a Antofagasta la gente tenga que pagar 25 lucas para verme. Entonces, en ese sentido, es súper difícil, porque es una hueá que tengo que autoproducir y la gente siempre me escribe “oye ya po y regiones cuándo” y obvio que me encantaría, pero muchas de las veces son entre el viaje, estar allá, pagarle un porcentaje a un productor de allá, con mi productor de acá, al final termino ganando menos plata que yendo a un bar un lunes. Es súper difícil cuando la escala no es tan alta, onda si no eres Coco Legrand todo se vuelve muy difícil, pero obvio que me encantaría. Me encantaría ir siempre y cuando no le cobre 20 lucas a la gente por verme, porque lo encuentro estúpido.

-¿Qué vamos a ver de ti en En Serio?
-Mi cuerpo desnudo, frotándome con miel… no. La mitad del material será lo mejor de lo que he sacado el último año condensado, eso como 50%. Y 50% mucha improvisación, ojalá que cada show de En Serio sea una talla interna nueva con el público, ojalá que sea algo nuevo para todos, todos los días.
paloma-salas-2



Escrito por Vale Viancos

Periodista


También te puede interesar:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *