Tres travesías artísticas llegan a Puerto

3 abril, 2011 12:32 pm Publicado por Romi Díaz | Deje sus pensamientos

Los grabados de Loro Coirón, los óleos de Eduardo Mena y las esculturas de Rodrigo Villalobos, se unieron en la exposición “El Viaje”, que desde ya puedes ir a presenciar al Centro de Extensión del Consejo de la Cultura (CENTEX) en Valparaíso.

La muestra, que es parte del primer ciclo programático del espacio  y  que estará disponible hasta junio, centrará su temática en la inmigración como aporte a la construcción de la identidad nacional. Serán más de dos meses de exposiciones, charlas, talleres y música.

“El Viaje” es una invitación a reflexionar sobre la capacidad de los seres humanos de trasladarse de un lugar a otro, ya sea por diversión, necesidad u obligación. El objetivo es convertirse por un instante en viajeros desde la ciudad de Valparaíso, Puerto de entrada y salida al mundo. Un incentivo a desplazarse por los propios espacios interiores, los recorridos y los por recorrer.

Las obras son un reflejo de las travesías de cada uno de los artistas por paisajes, escenas cotidianas y múltiples ciudades. Loro Coirón, un viajero por definición, y Eduardo Mena, el viajero inmóvil, muestran Valparaíso y sus matices urbanos y sociales. Rodrigo Villalobos y sus esculturas de veletas sugieren el movimiento, producto del juego entre los materiales reciclados y el viento.

La exposición (parte de las actividades de este ciclo y muestra), estará abierta desde el 30 de abril con entrada liberada. Horarios: lunes a viernes, de 10:00 a 19:00 horas; sábados y domingos, de 11:00 a 18:00 horas.

Acá te dejamos las exposiciones en detalles:

La primera de muestra que se presenta es Impressions Chiliennes, de Thierry Defert, más conocido como Loro Coirón, grabador francés que por años ha retratado los rincones de Valparaíso. Esta vez exhibe diez grabados hechos con la técnica de la xilografía y linografía. Uno de ellos es un mural de grandes dimensiones (3 x 2 metros) donde se observa la vida cotidiana de Valparaíso.

El francés arribó al Puerto en 1995 y después de 15 días deambulando por la ciudad, sintió su magia y decidió quedarse en ella. Hoy es un personaje reconocido en Valparaíso, y según aseguró hace un par de años, está trabajando en un gran mural, tan largo como la Torre Eiffel.

La segunda propuesta es del pintor Eduardo Mena. Artista autodidacta, Mena ha pintado más de 500 cuadros, capturando la atmósfera de localidades de México, amaneceres en Chiloé, noches en San Francisco, y escenas cotidianas de Valparaíso. Bajo el nombre de Viajé por ti, Mena presenta una retrospectiva de su obra, que incluye óleos realizado hace más de 20 años.

“Esta es una muestra que me la tomo con mucho cariño. Es un regalo que le hago a la ciudad de Valparaíso, por todo lo que me ha dado durante mi vida. Es un viaje fugaz por mi trayectoria como pintor viajero, con especial énfasis en México y estos últimos 10 años donde no he hecho más que pintar Valparaíso, el viaje inmóvil”, dice.

Para él, Valparaíso es su ciudad adoptiva, donde ha vivido estos últimos diez años, pintando sus bares, sus personajes y sus paisajes. La muestra incluye 25 obras del Puerto y de sus años por México y diversas ciudades chilenas. Las obras corresponden a colecciones privadas que logró reunir especialmente y que se exhibirán por primera vez en Valparaíso.

La última exposición es El viento me lleva, del escultor Rodrigo Villalobos. Producto de sus constantes viajes entre Buenos Aires y Valparaíso, Villalobos desarrolló su afición por el movimiento, la energía y el viento. Fue así como comenzó a recolectar diversos elementos, entre ellos fierros, piedras, escobas, cristales ópticos, y pedazos de madera, para la construcción de veletas.

“El tema del movimiento está en mí desde siempre. Pero desde hace unos años, curiosamente es en Buenos Aires cuándo surge el primer trabajo donde el viento se invitó solo a formar parte crucial de mi obra. Creo que la pregunta fue: ¿y ahora qué hago?, ¿qué es lo que más tengo a la mano?, y me llegó una brisa en la cara y ¡me dio risa! Me paré y partí a buscar objetos y a tratar de que se articulara todo este nuevo juego”, relata Villalobos.

Estos “seres hiperquinéticos”, como él los llama, marcan la dirección del viento con su sinuoso baile. En Valparaíso está exhibiendo diez de estas esculturas, veletas, que van desde los 50 centímetros, a los dos metros de altura, y que invitan a tocarlas, moverlas, y convertirse en un inventor o un viajero.



Escrito por Romi Díaz

La Siente Valpo loverrrrr.

Tags: ,

Categorías: ,


También te puede interesar:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *