La perfección de la ironía: entrevista a Eduardo LeBlanc

27 noviembre, 2014 12:59 am Publicado por Siente Valpo | Deje sus pensamientos

El diseñador Eduardo LeBlanc, uno de los invitados a Contextos Feria en diciembre, nos cuenta acerca de sus comienzos como diseñador, las dificultades presentadas y lo que ha significado para él este proceso general.

Por Macarena Rojas

Buscando un espacio en el cual comunicar y expresarse con libertad, los caminos del diseño recibieron la creatividad particular de Eduardo ‘Edu’ LeBlanc, principal fundador del colectivo de diseño Gentecomun. La ciudad de Valparaíso, el mismo cerro y las mismas cuadras que le vieron crecer, también han sido testigos de la evolución de este artista dentro del plano del diseño gráfico. Usando su estilo particular y con mensajes ruidosos, ha logrado ganarse un puesto en las calles porteñas, donde sus afiches ya son parte del paisaje.

Estudió Diseño en la Universidad de Valparaíso, pero no ha sido su único interés. Además, obtuvo diplomas en Tipografía (Universidad Católica) y Diseño Editorial (U. De Chile). “Fueron excelentes experiencias, todas muy diferentes entre sí, sin duda las más relevantes fueron las dos últimas, donde conocí a gente que me enseñó y me sigue enseñando bastante”, comenta respecto a cómo sus experiencias siguen siendo de vital importancia en su actual ejercicio del diseño.

– Ser un diseñador gráfico no parece ser un camino sencillo. ¿Cuántos años llevas en el diseño gráfico? ¿Hace cuánto tiempo comenzó tu interés particular por el diseño?

Un día antes de entregar mis postulaciones para entrar a la Universidad (año 2003), no tenía idea lo que estudiaría, lo único que sabía era que era importantísimo que, sea lo que sea que eligiera, no tuviera matemáticas. Barajé la opción de Periodismo, Arte, Música, Historia, pero finalmente -y no sé por qué- me quedé con Diseño en primera opción. Ya en primer año me di cuenta de que no podría haber estudiado otra disciplina. Comencé a aventurarme con trabajos desde el año 2008, sólo por diversión.  Ojo que eso es relevante para lograr generar obra con cierta carga mágica, comenzar divirtiéndose, jugando, sin miedo a equivocarse y aprovechar esos procesos para ir descubriéndose uno mismo.

– Tus diseños tienen un estilo bastante marcado. Y es sabido que lo más complejo para un diseñador es la búsqueda de un estilo propio. ¿Cómo fue para ti este proceso? ¿Te encontraste con dificultades en el camino?

Tiene mucho que ver con lo que te comenté anteriormente, con jugar y perderle el miedo a equivocarse. Yo comencé aventurándome a generar gráficas cargadas de elementos análogos porque no manejaba los software gráficos, y la verdad, es que bien poco me interesaba manejarlos (acepto que era un error de mi parte, pero resultó provechoso, al parecer), por esta razón es que, en vez de batallar por imitar los resultados gráficos que se veían en el MTV (que era lo que la mayoría hacía) o en las revistas de moda, decidí no disimular mi deficiencia ni disimular mi mano; al contrario, lo hice explícito. Siento que cuando tratas de disimular algo, más patético asoma, pero si, en cambio, ironizas con la imperfección y la enfatizas, poco a poco esta se va transformando en una virtud.

A todo esto súmale que todas las personas somos diferentes, venimos con una carga histórica y energética diferente, por ende, ningún trazo es similar al otro. Cuando logras transparentar esa historia con la que vienes y RE/CONOCERTE es cuando puede por fin asomar tu estilo., que no es más que tu verdad, tu esencia. Fue de esta manera que reconocí mi mano, mi trazo, mi estilo, y comencé a potenciarlo…en eso estoy.

Portada del disco de la banda local OjoRojo

– Es sabido que la carrera de Diseño Gráfico no es una de las mejor evaluadas en Chile. Sin embargo, tú elegiste ser un diseñador y ahora estás dentro de los más conocidos. ¿Cuál es tu visión del diseño gráfico en el país? ¿A qué crees que se deba la poca valoración que se le da?

Creo que son procesos. Acá en Chile nos subimos tarde a la micro, y lo que es peor, nos subimos a una micro lenta, que viene atrofiada, con una pobre herencia cultural, donde aún estamos discutiendo temas sociales basales. Siento que cuando esos temas basales se vayan saldando, recién podrán comenzar a cambiar realidades como la del diseño, y por fin el diseñador podrá ser visto como un determinante agente social y como un importante actor dentro del desarrollo cultural de la sociedad. Falta que se confíe más en el diseñador. Al mismo tiempo, falta que el diseñador tome consciencia del importante rol que debe cumplir, en asumirse como un ser capacitado para autogestionarse y al mismo tiempo volcar poco a poco su trabajo en virtud de los demás, del bienestar de los demás, y con esto no me refiero a una colaboración melosa, ya que en ocasiones el aporte a tu entorno puede ser súper violento, o hacer enojar a mucha gente. Pero lo veo necesario.

“Gentecomun”: La consolidación del ruido

Dentro del crecimiento de Edu LeBlanc en su búsqueda de un estilo propio, de lo que buscaba lograr con sus mensajes y el cómo hacer uso del énfasis en la ironía y lo imperfecto como algo interesante, nació “Gentecomun”. Este colectivo de diseño, creado el año 2008 junto a uno de sus amigos,  ha sido el principal medio en el cual LeBlanc continúa enfocando su trabajo. Dentro de sus últimos trabajos, tales como “La Guerra Miente” (el cual fue presentado en un vídeo de TERCERMUNDO producciones, como muestra del trabajo de LeBlanc), “Sudamerican Ilusos” y “Fiesta de Mentira”, LeBlanc hace gala de su estilo particular generando reacciones varias en el público espectador.

– Ahora, respecto a la creación de “Gentecomun”, ¿Cómo surgió esta idea? ¿Fue algo meramente personal?

Gentecomun nace por generación espontánea. Con Javier Olguín comenzamos a realizar afiches para nuestras tocatas y las tocatas de las bandas amigas de Valparaíso. Comenzamos también a organizar fiestas temáticas cargadas de concepto, en resumen, sin darnos cuenta, comenzamos a diseñar nuestros panoramas, nuestros pasatiempos, y quizás, sin darnos cuenta, hasta comenzamos a diseñar modos de relaciones interpersonales. Con el paso de los meses los afiches que hacíamos comenzaron a llamar la atención en las calles y decidimos darle un nombre a este rollo, le pusimos Gentecomun, por la canción de Pulp.

El primer afiche que salimos a pegar a las calles del puerto fue el de una tocata de una banda que aún no debutaba, banda que tenía sólo un tema, esa era nuestra banda y se llamaba Cajitas Rectangulares. Salimos a pegar esos afiches hechos a mano, afiches que anunciaban el debut ficticio de los Rectangulares, con una fecha que ya había pasado, en un no lugar. No sabría decirte con qué sentido lo hicimos, pero había que hacerlo.

Tiempo después Javier abandonó el colectivo y hasta hoy me encuentro trabajando yo sólo en Gentecomun. De esta manera también he aprendido a desarrollar el aspecto introspectivo de mi trabajo, que es lo que más me acomoda. Poco a poco la obra que he desarrollado se ha ido expandiendo sin siquiera darme cuenta y ha tenido una satisfactoria recepción entre la gente.

– ¿De qué surge esta necesidad comunicativa? ¿Hay algo en especial que busques provocar?

Siento que el hecho de trabajar independiente también te entrega la posibilidad de decir las cosas tal como las piensas, sin necesidad de querer parecer lo que no eres o de cuidarte del qué dirán o mucho menos de tratar de mantenerte dentro de aquel perfil que necesita tu empleador. Yo antes que diseñador soy persona y se me torna imposible separar mis opiniones de mis actividades diarias, ya sea la música, el diseño, o hasta en una conversación.

No sé si la razón de mi trabajo radique en lo que quiero provocar, quizás más bien radica en la constante necesidad que siento por opinar, y claro, esto se condice y calza a la perfección con la visión que tengo del diseñador como un agente social. No soy muy partidario tampoco del mensaje poético o sutil, me gusta más bien la carga directa del sarcasmo o el mensaje subliminal, o en su defecto, ir al hueso.

– El trabajo visto en el video hecho por TERCERMUNDO producciones muestra el “detrás de escena” de tu trabajo como diseñador. ¿Cuál es la sensación al finalizar un trabajo con todo esto detrás?

Creo que es hasta adictivo; el placer de finalizar la obra, en ocasiones te juega paradójicamente en contra y puede ocurrir que te tornas en esclavo de ti mismo, de tus obsesiones, si bien uno disfruta lo que hace, en ocasiones te vinculas a tal punto que empiezas a atentar contra tu  bienestar, a no respetar tu descanso. Digo que es paradójico porque, si bien logras desmarcarte de aquella estructura capitalista que te utiliza como un eslabón mecánico de su cadena, aún corres el riesgo de transformarte en tu propio subyugador. Aunque claro, cuando es por algo que realmente te llena el pecho, se siente hasta rico acostarse a las 6 de la madrugada.

También es súper satisfactorio el momento de poner tu trabajo a juicio, de exhibirlo, yo no soy de los que peca de falsa modestia y digo abiertamente que me encanta que las personas disfruten de mi trabajo, creo que eso me llena más que la paga económica, y creo que la razón de eso es que la carga de valor implícita en mis trabajos no tiene que ver primordialmente con un costo económico, sino con un valor de impacto social. Y bueno, también está el factor de la amistad, finiquitar trabajos con mis amigos de DUAM Serigrafía, por ejemplo, o el mismo video que me hizo la gente de TERCERMUNDO, es refrescante, ¿a quién no le gusta trabajar con amigos?

– Por otro lado, tu trabajo en Gentecomun ha sido incluido para la 8ª versión de Contextos Feria. ¿Cómo fue el proceso de postulación? Y además, ¿con qué planeas sorprender en dicha muestra?

Para esta Feria Contextos estamos preparando algunos proyectos serigráficos con DUAM y mi inquietud va por experimentar con nuevos sustratos, más allá del papel y la tela. Y bueno, si bien soy súper obsesivo con mi trabajo y trato constantemente de perfeccionarme, mi enfoque no es el de sorprender a alguien, primero, porque existe esa gran posibilidad de que no lo logre y me frustre y, segundo, porque creo que más que sorprender mi labor es hacer visible cotidianidades o realidades falseadas. Prefiero quedarme en el regocijo personal de saber que puse lo mejor de mí en cada uno de mis trabajos, lo demás viene por añadidura.



Escrito por Siente Valpo

The big boss.


También te puede interesar:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *