El arte del bordado: entrevista a Claudia Quispe

21 octubre, 2014 11:52 pm Publicado por Vale Viancos | 4 Comentarios

524669_10201980366567817_1933488987_n

Claudia Quispe tiene 26 años y estudió Diseño Gráfico en Viña. No trabaja en eso, dice, pero sí realiza algunas pegas freelance. Le gusta sacar fotos, escribir, dibujar, pintar y bordar. Esto último es lo que queremos destacar, ¡porque lo hace de maravillas!

“Aprendí a bordar en el colegio. Tenía nueve años, iba en cuarto básico, cuando bordé el dibujo de un niño. Era muy bello, de hecho mi mamá aún lo tiene bajo siete llaves. Por ahora trabajo sola desde mi casa”, comenta la administradora de la tienda REBECA, donde no solo tiene productos en stock, sino que también realiza bordados personalizados.

1

– ¿Cómo nace REBECA?

La tienda nace en Valpo el año 2011 como Oye Pudú (mis amigos me dicen pudú, una amiga -la María- me puso esta chapa, porque dice que tengo la pezuña igual que un pudú). Ahí vendía ropa de segunda mano y hacía encuadernaciones, libretas, agendas de la Cecilia Bolocco, de Luis Pinto y cosas así. Me iba bien, trabajaba desde la casa de mi pololo -el Jesús- en Cerro Yungay y sólo salía a hacer los envíos a regiones. Era divertido igual.

Pero hace algunos meses, como nos cambiamos de ciudad, opté por dedicarme de lleno a los bordados. Cambié el nombre de la tienda, porque ya no vendía ropa, no era algo tan urbano y ahí nació REBECA. Creo que los bordados personalizados son muy originales, me doy el tiempo de dibujarlos, pintarlos y buscar algún detalle característico. Las personas que me han encargado quedan muy intrigadas y me preguntan cómo va quedando, casi siempre les muestro algún adelanto y generalmente les gusta mucho.

– ¿Te toma mucho tiempo realizar este trabajo?

Igual me consume tiempo y dedicación,  puedo estar toda una tarde bordando, mientras veo cómo pasa la vida frente mío jaja. Me da las facilidades de poder hacerlo en cualquier lugar sin dejar de hacer otras cosas, como compartir con mi hija, Pascal, que no deja de seguirme y ver lo que estoy haciendo, así que podríamos decir que es un tiempo bien invertido.

– ¿Y es muy difícil aprender a bordar? Para las personas más lejanas del hermoso mundo de las manualidades…

El proceso no es difícil, pero es un poco lento, porque trato de que me queden bien y lo más parecido posible a lo que me encargan. Tengo una carpeta llena de patrones, libros y revistas que sirven para guiarme, pero casi siempre los voy modificando y pongo algo de mi cosecha. Es muy divertido.

– Igual podrás considerar la opción de hacer talleres, ¡te iría súper!

Sí, la verdad es que lo he pensado. El bordado es para todas las edades, como en los juegos categoría E de Everyone, es fácil y entretenido. Además sirve de terapia, ¡te relaja mucho! Espero hacer un taller cuando lleguemos a Valpo en enero, porque ahora estoy en el norte de Chile.

Obviamente no me pude resistir y encargué un bordado personalizado que quedó realmente ¡HERMOSO!

Un pololi bigotón y yo <3

Para más detalles de la tienda pueden revisar su Facebook e Instagram



Escrito por Vale Viancos

Periodista feminista


También te puede interesar:


4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *